Región de Coquimbo: Gigantescas Torres de Alta Tensión comienzan a cruzar el Valle de Elqui

carretera_electrica RADIOUCHILE

(Diario La Región de Coquimbo) 17 En sólo tres días fue construida la primera torre de alta tensión que cruzarán el Valle de Elqui, en el sector de Altovalsol, comuna de La Serena. La estructura de 70 metros de alto, forma parte del proyecto eléctrico Cardones – Polpaico.
La iniciativa considera la construcción de una carretera eléctrica de 753 kilómetros que pasaría por cuatro regiones de Chile -Atacama, Coquimbo, Valparaíso y Metropolitana- y 20 comunas. Con esta línea se busca conectar las subestaciones eléctricas de Cardones, al sur de Copiapó, y Polpaico, en Santiago. Serán 1.700 torres de alta tensión que serán construidas, 100 de ellas -de entre 45 y 70 metros de altura- en la Región de Coquimbo.

La construcción de las torres avanza desde la zona norte del país y ayer era posible ver a uno de los equipos de trabajadores especializados en el montaje de las piezas de acero que forman la estructura. La imagen sorprendió a los vecinos de la localidad rural, sobre todo por su tamaño y la rapidez con la que es erigida.

Cabe recordar que el proyecto ha sido rechazado por una serie de municipios y los integrantes del Comité de Defensa de los Pueblos de Elqui (CODEPUE) quien aseguran que la instalación de estas torres de alta tensión tendrán impacto en la salud de las personas.

En enero de 2017 una la comisión investigadora de la Cámara de Diputados también emitió su informe final, aprobado por la unanimidad de 102 parlamentarios, que indica en su parte central que «la comisión ha confirmado que antes y durante el proceso de evaluación ambiental del proyecto Cardones Polpaico han sido vulnerados (por distintos actores públicos y privados involucrados) una serie de normas e instrumentos de gestión ambiental, como a su vez principios que sustentan el ordenamiento ambiental chileno. De este modo aparece de manifiesto que el Sistema de Evaluación de Impacto ambiental, vigente a la fecha, adolece de un conjunto de fallas o debilidades que permiten que megaproyectos, como el de Cardones Polpaico, no sean evaluados con la rigurosidad que ameritan, a efectos de canalizar los eventuales impactos, consecuencias y externalidades negativas, que su futura ejecución y funcionamiento implicarán».

MONUMENTO

El presidente del Codepue, Ramón Gálvez, indicó a LA REGIÓN, que «la construcción de estas torres es aberración y afrenta a niños y adultos de nuestros pueblos rurales por toda la vida. Esta es una licitación a perpetuidad. Podemos decirle a toda la gente que viajan tres horas para ir a ver el desierto florido que ahora a 10 minutos de La Serena, en la entrada al Valle del Elqui podrán ver el monumento a la idiotez producto de la ambición de una empresa privada que ha sido ayudada por todas las autoridades de turno sin excepción».

Galvez, recordó que aun están a la espera de resolución por la demanda contra el Servicio de Evaluación Ambiental, presentada ante el Tribunal Ambiental por la Clínica Jurídica Ambiental de la Universidad Diego Portales

«También nos gustaría saber que pasó con la carta que le entregamos el 15 de junio de 2015 a la Presidenta Bachelet de la cual nunca se nos contestó. Ni ella ni sus ministros. La carta tiene timbre de La Moneda cuando se la entregamos y hasta ahora nada», afirmó.

SALUD

Con respecto a los efectos en la salud que la existencia de estos cables de alta tensión puede tener en las personas, el presidente de la Comisión de Medioambiente del Colegio Médico, Andrei Tchernitchin, visitó la zona y alertó sobre los verdaderos peligros a los que se exponen las personas que viven cercanas a los cables de alta tensión.

«Se ha descubierto que la gente que vive cerca tiene tumores cerebrales y varios efectos que se han ido agregando. Ahora se sabe que puede favorecer al alzhéimer y producir una serie de alteraciones por distintos mecanismos. Primero se descubrió que las personas que habitan cercanas a los cables de alta tensión tienen mayor riesgo de generar algunos cánceres cerebrales, leucemias y cada vez se están descubriendo más patologías, porque las radiaciones son bastante intensas, mucho más que la corriente de 220 voltios que tiene una casa, porque uno se pone debajo de los cables y se siente un hormigueo, un zumbido y eso va a produciendo enfermedades», afirmó.

Fuente Diario La Región de Coquimbo Publicado 24 septiembre 2017 |Enlace a la Fuente 

About author