Muro que cedió en embalse Recoleta nunca fue fiscalizado

Embalse IMG 24 horas

(La Tercera) Administración del tranque levantó nueva estructura en 2006 para alcanzar máximo autorizado. Según regantes, en esa época la DGA señaló no tener las competencias para evaluar la obra.

Así lucía ayer el embalse Recoleta, a cinco días de la crecida del río. El embalse Recoleta (IV Región), presentaba ayer una imagen mucho mas tranquilizadora que la del viernes pasado, cuando la inusual crecida del río Hurtado barrió con parte del muro suplementario construido en 2006. Si bien esta obra construida para aumentar la capacidad máxima del embalse, no forma parte del muro estrucutural que resultó intacto, la alerta de evacuación causó precupación en la comunidad ubicada aguas abajo, y cuestionó la fiscalización del Estado a los embalses.

Según la Asociación de Regantes del Embalse Recoleta (ARCE), dueños de la obra, el 2006 presentó a la Dirección General de Aguas (DGA), el proyecto de ampliación para construir esta elevación (peralte), y sumar así los 5 millones de metros cubicos de reserva que les faltaban para alcanzar la capacidad máxima autorizadas desde que se creó el tranque (100 millones de metros cúbicos). En ese momento, dicha repartición del MOP les habría señalado que no tenía las competencias para fiscalizar, sin emitir observaciones. Según la ARCE, desde el ingreso del proyecto, nunca ha sido fiscalizado. “No se puede hacer una obra así sin consultar, nos regimos por el Código de Agua, y por lo tanto la obra está regularizada. Sin embargo, si el muro se cayó no fue porque estuviera mal construido, sino por una crecida tan grande del río que también botó cuatro puentes”.

Desde la DGA señalan que, a pesar de que el reglamento no establece un articulado especial en materia de fiscalización de los embalses, se desprende que el organismo es quien tiene que fiscalizar. Por ello se abrió una investigación sumaria para determinar si existe o no responsabilidad de funcionarios públicos, y se revisará el estado de las obras para una eventual reparación o demolición.

El alcalde de Ovalle, Claudio Rentería, que sostiene que la evacuación fue innecesaria, ya que la caja del río soporta varias veces la cantidad de agua liberada en la emergencia, dispuso de dos ingenieros para investigar qué fue lo que ocurrió en el embalse y su estado actual ante nuevas precipitaciones. Según el Ceaza (Centro de Estudios Avanzados en Zonas Aridas) se esperan a partir del domingo altas temperaturas en la cordillera de la Región de Coquimbo, lo que podría generar un aumento rápido del caudal de los cursos de agua en la zona.

Fuente La Tercera| por Ximena Bertin|Publicado 17 mayo 2017| Enlace a la Fuente 

About author