Marcelo Mena “Dominga sí está muerto, pero puede reformularse y entrar a evaluación ambiental de nuevo”

marcelo_mena-IMGT13cl

(Economía y Negocios – El Mercurio) El secretario de Estado revela que tras el rechazo al polémico proyecto, varias empresas lo llamaron para apoyarlo. Se define “procrecimiento” y declara que el legado ambiental de Bachelet es “insuperable”.

El tema Dominga está cerrado”. El ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena (42 años, ingeniero civil químico, doctorado en Ingeniería Ambiental de la Universidad de Iowa y posdoctorado del MIT), responde así cuando se le pregunta sobre su evaluación personal del polémico proyecto minero-portuario de US$ 2.500 millones, rechazado en el Comité de Ministros de Medio Ambiente, con Luis Felipe Céspedes, en ese entonces secretario de Economía, que pidió aplazar la decisión. El episodio gatilló la mayor crisis ministerial desde el retorno a la democracia, con la renuncia del gabinete económico en pleno, y evidenció una profunda fractura del Gobierno. Mena dice que no se siente más poderoso tras el episodio. Y aclara que si bien el proyecto Dominga está muerto, puede reformularse y eventualmente aprobarse. Eso sí, moviendo el puerto de su emplazamiento original, aledaño a la Reserva Pingüino Humboldt.

-Debido a Dominga salió todo el equipo económico. ¿Cómo le afectó este hecho?

“La Presidenta siempre tiene la prerrogativa de poder elegir quién es parte de su gabinete. Y hoy el gabinete está completamente alineado en función del objetivo que la Presidenta ha puesto en cada una de las carteras”.

-¿Había una tensión entre Medio Ambiente y el equipo económico, que quería crecimiento?

“Nunca he visto que esa tensión exista. Al contrario, hemos demostrado como país que esa tensión no es necesaria y que actué (en Dominga) basado estrictamente en aspectos técnicos. Yo soy un ministro eminentemente técnico”.

-El anterior titular de Economía, Luis Felipe Céspedes, pidió aplazar el Comité de Ministros donde se definía Dominga para poder leer y evaluar correctamente los informes. ¿No era mejor postergarlo?

“No, porque había 14 informes a la vista, muchos de los cuales eran de los mismos servicios propios que uno tutela. Por ejemplo, el informe de Sernapesca, que depende de Economía y era bastante lapidario, estuvo disponible tres semanas antes de que sesionara el comité de ministros. Por eso la mayoría de los ministros consideró que estaban los antecedentes técnicos para poder votar y votaron en consecuencia”.

-El puerto de Dominga (Totoralillo) es similar al que tiene CAP, Cruz Grande, y este último está más cerca de la reserva Pingüino Humboldt. ¿Por qué se aprobó ese y no el de Dominga?

“Tienes que tener proyectos que tengan línea de base adecuada. Las principales falencias de los proyectos hoy, por ejemplo, de aquellos que han tenido problemas con la Superintendencia de Medio Ambiente, es que no han tenido líneas de base adecuadas y, por lo tanto, si no se sabe qué es lo que hay, qué se puede afectar, difícilmente se puede determinar si las medidas son suficientes para evitar los impactos ambientales. Sernapesca, Conaf, Medio Ambiente, SAG y otros determinaron que no estaba esa información. Bastaba que uno de ellos tuviera esa misma posición, pero fueron varios que sostuvieron que la línea de base era insuficiente”.

-¿Por qué lo era?

“Es un proyecto que en 2016 recién reconoce que tiene un impacto en el medio marino, que después de tres años de trámites, recién incorpora estos aspectos en la evaluación ambiental y eso demuestra que el proyecto tuvo vicios de procedimiento importantes. Además, los servicios se pronunciaron respecto de que el proyecto no se hacía cargo de los aspectos sinérgicos, es decir, que no es Dominga por si solo sino que es Dominga más Cruz Grande”.

-¿Se le penalizó por llegar después que Cruz Grande?

“Es importante ver los aspectos sinérgicos. Cada uno de los proyectos por sí solos puede no tener impacto ambiental, pero la totalidad tiene que evaluarse porque es el efecto acumulativo el que muchas veces causa el impacto”.

-Pero con esa lógica, el primero que llega tiene la ventaja…

“Posiblemente, y por eso es necesario tener planificación territorial, de manera que los proyectos se emplacen donde tengan el mínimo impacto ambiental. Pero, sinceramente, bastaba con la ausencia de la línea de base y la insuficiencia de las medidas de mitigación para lograr el rechazo, pero como me lo pregunta, Cruz Grande más Dominga no eran compatibles por los efectos sinérgicos que se evaluaron”.

“La mayor falencia del proyecto es que no había voluntad de analizar formas de variar la localización del puerto. El proyecto Pelambres inicialmente tenía contemplado su puerto en Pichidangui y se modificó porque era incompatible ese emplazamiento con la vocación turística de la comuna. En este caso, hay que tener en cuenta que hay un estándar y un rigor que se requiere para poder emplazar un puerto que puede causar los efectos que el mismo proyecto declara”.

-Si Dominga cambia el puerto a otro lado, ¿puede ser viable?

“Sí. El proyecto que conocemos como Dominga ha sido rechazado por el Ejecutivo y no tiene más instancias con nosotros. Sin embargo, puede reformularse como otro proyecto y entrar a evaluación ambiental nuevamente. Eso se puede hacer y es importante que se haga, porque sabemos que estos yacimientos van a estar ahí y es necesario que su explotación sea con el mínimo impacto ambiental y un emplazamiento portuario acorde”.

“Perfectamente, con buena voluntad del titular, el proyecto puede ser más compatible con el medio ambiente y aprobarse en una nueva evaluación”.

-¿Qué alternativas económicas y de empleo puede tener la comuna de La Higuera, que quería el proyecto?

“Hay alternativas. Puede ser un proyecto nuevo que se pueda presentar, pero que sea compatible con el emplazamiento único que estamos hablando (Reserva Pingüino Humboldt) y con la mirada de largo plazo. Este proyecto tenía un horizonte de 30 años y nosotros queremos un desarrollo sustentable para siempre”.

 

 

LEER Entrevista completa AQUÍ

Fuente El Mercurio | por Valeria Ibarra Economía y Negocios Domingo -El Mercurio|Publicado domingo, 08 de octubre de 2017| Enlace a la Fuente

 

About author