Crean Sistema de Monitoreo que busca evitar Cortes de Luz

Torres eléctricas IMgnuevamineriacom

(El Mercurio) El proyecto aún está en fase de pruebas – cuenta con el apoyo del programa Fondecyt de la misma Transelec- su costo tentativo es de $500 mil por cada torre en la que se instale; los primeros prototipos de la iniciativa se podrían instalar en febrero o marzo del próximo año, mientras que el prototipo final, a gran escala, podría estar listo a finales de 2018

Como es evidente, un corte imprevisto en el suministro de electricidad puede generar pérdidas millonarias, afectando por igual desde grandes empresas hasta pequeños comerciantes. Eso lo aprendió bien el ingeniero Rodrigo Villalobos hace un par años, cuando trabajaba en Transelec, el principal proveedor de sistemas de transmisión de energía eléctrica del país.

“Estuve cuatro años, y en ese momento me di cuenta de que había cosas que se podían hacer mejor, como era el caso de la limpieza de las cadenas de aisladores de las torres”, recuerda.

Pasaron los años, y con la idea de perfeccionar el sistema siempre en la cabeza, Villalobos aprovechó su arribo a la Universidad de La Frontera para trabajar en un dispositivo que solucionara la problemática, particularmente en lo que se refiere a las cadenas de aisladores, que son los dispositivos más susceptibles a enfrentar problemas en las torres de alta tensión.

Fue así como en conjunto con otros académicos y alumnos del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la UFRO, desarrollaron un sistema capaz de predecir cuándo se va a producir una falla en el sistema de transmisión eléctrica a causa de fenómenos medioambientales, como acumulación de sal, polvo, nieve o contaminación. “El dispositivo lo que pretende hacer es que una vez instalado en estas cadenas de aisladores, en los centros de control de las empresas eléctricas, sean capaces de visualizar en qué etapa está la cadena de aisladores, para que ellos puedan acercarse y hacer las mantenciones que sean necesarias para evitar problemas mayores”, cuenta el investigador.

Aún en fase de pruebas de laboratorio, el proyecto -que cuenta con el apoyo del programa Fondecyt de la misma Transelec- está siendo desarrollado como sistema con tres fases. La primera etapa consiste en la instalación de sensores en las torres, los que son capaces de monitorear si se está produciendo alguna fuga. Luego contempla una red de datos inalámbrica independiente, que tiene la capacidad de transmitir los datos hasta los centros de gestión y análisis, y finamente una plataforma de tratamiento de datos en el centro de control.

Con un costo tentativo de $500 mil por cada torre en la que se instale, el proyecto ya está comenzando a llamar la atención entre las compañías del rubro, por lo que les podría significar en términos de ahorro, si es que logra ser eficiente a la hora de prevenir fallas.

Los primeros prototipos de la iniciativa se podrían instalar en febrero o marzo del próximo año, mientras que el prototipo final, a gran escala, podría estar listo a finales de 2018.

Fuente El Mercurio | Publicado 04 diciembre 2017 | Enlace a la Fuente 

 

About author